El Reloj Astronómico de Praga

Praga es una ciudad europea que se encuentra dentro de la República Checa, en el centro noreste de Europa, y es ahí donde se encuentra uno de los relojes funcionales más antiguos del mundo.

El reloj astronómico de Praga fue puesto en marcha en 1410, por Jan Ruze, y desde entonces, ha marcado la hora durante 610 años.

Los años han pasado y esta pieza tecnológica sigue siendo fascinante para cualquier amante de los relojes y los sistemas analógicos. Es capaz de mostrar el tiempo en muchas formas.

Decir que un reloj trabaja bajo un sistema analógico se refiere a que funciona como un astrolabio gigantesco construido en tres partes diferentes. El diseño está pensado para que el reloj astronómico pueda marcar la hora en cinco momentos del tiempo diferentes pero simultáneos.

Por un lado, se construyó el sol dorado que se mueve alrededor del círculo zodiacal, haciendo un movimiento elíptico.

La posición de la mano dorada en dos números romanos indica la hora en Praga. Cuando la mano pasa por las líneas doradas indica las horas en forma de horas desiguales. 

Y por último, en el anillo exterior señala las horas después del amanecer, según la hora de bohemia.


La sincronía de los tres discos representa el equilibrio del universo. Visto de otra manera, es una forma de decir que todo lo que sucede es a nivel cósmico.

  1. El disco astronómico: marca el paso del sol y la luna, por el cielo.
  2. El Paso de los Apóstoles: se refiere a una serie de estatuillas que representan a los discípulos de Jesús que con cada cambio de hora dan frente a cara del reloj.
  3. El Medallón Zodiacal: marca cada signo del zodiaco con el paso de los meses a lo largo del año.

Dejando de lado la metáfora y todas las mitologías que suceden alrededor de este reloj, éste sigue cumpliendo su función.
Es un sistema de apariencia sencillo, sin embargo marcó una época en la que hubo un notable avance científico y tecnológico.